Salud sexual y menstrual en el viaje

Cuando planeamos un viaje que durará varios meses, hay varios factores a tener en cuenta en el momento de preparar la mochila. No hace falta más que una escapada con mochila al hombro para saber que un exceso de peso puede pasar factura en nuestra espalda, enfrentarnos al lastre de llevar peso de más, o deshacernos de cosas que necesitamos en el día a día. Por eso es indispensable hacer una buena preparación del equipaje que llevaremos; será nuestro compañero inseparable.

Cuidarnos a nosotras es nuestro mejor seguro de viaje

Tener en cuenta nuestra sexualidad a la hora de hacer el equipaje nos evitará sobresaltos y problemas repentinos a la hora de disfrutar de nuestro cuerpo o vivir nuestra menstruación de una manera sana y placentera. Cuidar nuestra salud sexual es cuidar nuestro cuerpo. Pero a veces es complicado encontrar las referencias adecuadas a la hora de seleccionar los productos que utilizaremos para mantener nuestra salud íntima.

Salud menstrual

Antes de nada, yo recomendaría realizar un calendario con las fechas del ciclo menstrual al menos un año antes de comenzar el viaje; conocer los cambios corporales, las fases a las que se enfrenta nuestro cuerpo con cada etapa y los tiempos aproximados, nos ayudará a tener una previsión de los períodos que tendremos en los meses de viajes, además de ayudarnos a solventar cualquier imprevisto ocasionado. Conocer el funcionamiento de nuestro cuerpo, más cuando vamos a someternos a cambios constantes en nuestro modo de vida, alimentación, ciclos nocturnos, etc.

El neceser menstrual debe llevar lo necesario para soportar varios meses de período. Las opciones pueden ser variadas: los productos desechables, tipo compresas o tampones, pueden ser una opción a tener en cuenta. A pesar de que es muy probable que encontremos este tipo de productos en cualquier parte del mundo; depende del destino o del lugar recóndito en que estemos, así como del país (por ejemplo, en ciertos lugares poco turísticos de países árabes, puede ser complicado encontrar tampones, y las compresas resultan incómodas en viajes a pie o en bicicleta). Por ello, la mejor opción es llevarlo de casa. Sin embargo, los productos desechables presentan algunos problemas: en primer lugar, necesitamos un espacio destinado a llevar cuantas compresas y/o tampones estimemos que vayamos a necesitar, lo cual puede llegar a convertirse en un lastre, ya que con el tiempo se estropean, se venden en paquetes grandes, etc. Por otro lado, estas soluciones generan una gran cantidad de desperdicios que pueden ocasionar cantidades de basuras con olores desagradables y fluidos incómodos; incompatible con lugares en que debamos recolectar y gestionar nuestra propia basura hasta el final del viaje. Teniendo en cuenta, además, factores saludables, los tampones y compresas pueden dar lugar a infecciones, desecaciones del conducto vaginal o irritaciones genitales.

Una alternativa a las compresas desechables pueden ser las compresas de tela: son lavables, no producen desperdicios, no aportan peso en demasía, y pueden ser útiles para pasar las noches o emergencias momentáneas. Puedes comprarlas o animarte a hacerlas; en internet hay numerosas páginas con patrones e instrucciones para confeccionarlas (yo misma hice unas hace años, y aún las sigo utilizando).

Pero, sin duda alguna, un elemento que yo considero indispensable para mujeres en general, es la copa menstrual. La copa menstrual no genera desperdicios, es lavable con agua, y se desinfecta fácilmente en agua hervida. Es importante mantener una estricta limpieza en las manos y en la zona genital en el momento de cambiar la copa para evitar infecciones, pero nos proporciona comodidad, higiene y seguridad. Puede durar hasta diez años, protege de las pérdidas de sangre durante un período de entre ocho y doce horas, puede utilizarse para dormir (algo desaconsejaba en los tampones), y están hechas de un material que no produce alergias (lo más común, silicona médica). Eso sí, procura estrenar la copa y habituarte a ella algunos meses antes del viaje, ya que el período adaptativo puede resultar algo complicado al principio. Últimamente se venden con unos utensilios que permiten hervirlas incluso en microondas. Personalmente, la recomiendo al 100 %.

Salud sexual

En cuanto a la salud sexual, es conveniente tener en cuenta los momentos con los que vamos a lidiar en el viaje. Si prevemos compartir experiencias sexuales con personas desconocidas, el preservativo resulta la opción más segura, higiénica y preventiva. Aunque yo personalmente llevaría preservativos de sobra (el preservativo femenino es una buena opción, ya que permite una mayor protección y comodidad una vez puesto, hasta ocho horas antes de mantener la relación).

Si realizamos el viaje con una persona con la que compartimos una relación afectivo-sexual, es posible que los factores a tener en cuenta sean diferentes y las medidas más específicas. Por supuesto, sobra decir que es prioritario llevar protección si no queremos tener un susto inesperado que pueda pillarnos desprevenidas en un país lejano, desconocido, y con unas leyes restrictivas en cuanto al derecho al aborto o la sanidad pública. Aquí nos encontramos con varias opciones, todas ellas a tener en cuenta y valorar a la hora de elegir el método anticonceptivo para el viaje:

  • Anticonceptivos hormonales. En comprimidos, implantes subcutáneos, minipíldoras, etc. Personalmente, la píldora diaria es un método que deshecho; en un viaje perdí el neceser donde llevaba las píldoras, y esto me ocasionó un enorme descuadre en el ciclo mensual. Quizá el implante subcutáneo, que puede llegar a durar incluso tres meses, puede resultar un método seguro, fiable y libre de preocupaciones durante el viaje. Tener en cuenta que estos métodos pueden producir efectos secundarios en nuestro cuerpo o consecuencias en nuestro estado de ánimo, pueden ser factores que nos ayuden a elegir otros métodos anticonceptivos. Sin embargo, pueden resultarnos métodos muy socorridos cuando vamos a pasar meses sin estar en un lugar fijo. 
  • DIU. En la actualidad existen dispositivos intrauterinos de pequeño tamaño que permiten la implantación a mujeres que no han tenido parto natural; con baja carga hormonal y con bajos efectos secundarios. Se trata de una opción muy valorable debido a su durabilidad (pueden durar hasta 4 años), su eficacia, y su modo de empleo. Como todos los métodos invasivos, es conveniente tener en cuenta sus posibles efectos secundarios.
  • Diafragma. Aunque se trata de un dispositivo poco utilizado y poco conocido, el diafragma es sin duda uno de los métodos anticonceptivos más saludables y ecológicos con los que nos podemos encontrar en la actualidad. Se trata de una especie de capuchón lavable que se coloca en el cuello del útero, tapando y bloqueando la entrada de espermatozoides. Se utiliza conjunto con espermicida. Las ventajas del diafragma son variadas: no genera basura, puesto que se trata de un elemento lavable, no produce efectos secundarios debido a que no es un método intrusivo, no ocupa espacio y no necesitaremos recambio (más que del espermicida). Las precauciones son similares a la copa menstrual, y debemos informarnos previamente con ayuda de una ginecóloga para conocer la talla que necesitamos.

Otros elementos útiles:

Aunque es importante cuidarse de caer en el “por si aca..”, es importante conocer nuestro cuerpo y tener en cuenta factores o situaciones en las que puedan ser necesarias o resultarnos indispensables para nuestra salud otros elementos de viaje. Estos son algunos ejemplos:

  • En mi caso, soy proclive a generar infecciones tipo candidiasis: si bien un tubo de crema puede resultar excesivo, los óvulos tienen el tamaño de una pastilla, y pueden resultar muy útiles en momentos necesarios.
  • Pequeñas dosis de lubricantes o cremas vaginales. Pueden servirnos pequeñas muestras gratuitas, de pequeño tamaño y poco peso.
  • Tiras medidoras de la ovulación: insisto en que la salud sexual es importante en un viaje en el que quizá no volvamos a pasar por casa en seis meses: hacerse con unas cuantas tiras que permiten medir la ovulación a través de la orina, pueden sernos útiles para hacerle frente a una relación sin protección, un momento delicado, o simplemente para conocer mejor nuestro organismo.
  • Como opción personal, y a merced de decisión propia, una medida anticonceptiva de urgencia puede ser un buen aliado en un momento exclusivo. Si bien es cierto que debemos extremar la precaución, puede que las cosas no surjan como nosotras planeamos, y encontrarnos tras una relación sin protección, en un país extranjero, cuando aún nos quedan cuatro meses para volver a casa. Repito que se trata de una decisión personal; pero nuestra salud, libertad e independencia es crucial para seguir viajando y viviendo tal y como deseamos.
  • Otra opción puede pasar por documentarnos acerca de otros métodos que permitan regular el ciclo menstrual, y que se encuentren fácilmente en la mayor parte de países. Un caso conocido es la planta Ruda, Ruta angustifolia, la cual, tomada en infusión, ayuda a controlar la menstruación y produce contracciones uterinas que resultan tóxicas para la implantación de un nuevo embrión (la ruda es una conocida planta abortiva). Si bien no podemos recurrir con frecuencia a ella, es un método que puede ayudarnos  controlar la menstruación en un momento de estrés o ausencia de la misma; conocer los recursos que tenemos a nuestra disposición nos ayuda a ser dueñas de nuestro propio placer y deseo.

Aunque estos consejos pueden resultar de ayuda, es importante tener en cuenta nuestra propia situación personal, las necesidades físicas y de salud que cada mujer necesita en un momento determinado, así como otros factores como pueden ser el destino de viaje, el modo de viajar, la compañía, la orientación sexual, las necesidades personales de cada momento, y el disfrute, por supuesto, del propio cuerpo.

*Si tienes dudas sobre algunos de los métodos mencionados, cómo conseguirlos, elegirlos o cualquier otra duda, escríbeme; intentaré ayudarte todo lo que pueda.

*Existen muchas controversias e intereses farmacéuticos detrás del uso de anticonceptivos hormonales. Personalmente, como especialista en sexualidad femenina, no recomiendo este tipo de métodos como solución a largo plazo. Pero no deja de ser una solución personal y libre, si se toma de manera informada y sin condicionantes. Si quieres más información acerca de los efectos secundarios o formas de actuar de los mismos,  escríbeme.  

Un comentario en “Salud sexual y menstrual en el viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s