Un viaje de maleta ligera

La primera vez que viajé sola, no llevaba mochila. Era finales de enero, y había terminado los exámenes de la universidad una semana antes. Viajaba a Inglaterra para visitar a una amiga. Me enamoré de sus calles, de la sencilla originalidad de sus construcciones, de la esencia que se respira caminando entre el entramado sutil y constante de sus barrios y su gente.

Pasé unos días en Londres antes de tomar rumbo hacia Oxford. No fue ni el viaje más largo ni el más turístico, pero fue el viaje perfecto. Cada detalle me asaltaba y se  guardaba en la memoria de los recuerdos bonitos, cada imagen, cada aroma… cada manera de mirar era única. Ni siquiera son señalables los lugares que visité ni las escenas que presencié. Posiblemente la capital inglesa sea uno de los lugares más comúnmente visitados por turistas españoles, así que puede que yo tan solo pareciera una más, con su maleta a cuestas y un inglés despachurrado.

Lo importante se gestaba por dentro, 

arañando los miedos bajo la piel, 

con el incipiente anhelo de saberse propia.

Mi viaje fue importante por todo ello. Porque me encontré con la cara más amarga y dulce que habitaba en mí. Rastreé los miedos en busca de soluciones, las risas en busca de llantos y la tristeza en busca de una felicidad que ni siquiera sé explicar con palabras. Me encontraba alejada, liberada del peso de la rutina personal, social y física que adormilaba mi mundo. Era alguien, sin reflejo ni nombre, deambulando por las calles perdida en un lugar escrito a base de sueños. Sueños de libertad, templanza y autonomía. Un espejo invisible que reflejaba la imagen más liviana de lo que podía llegar a conocerme.

Pasé congoja. Hubo momentos en que mi tripa se encogía en un tamaño minúsculo, daba vueltas a un ritmo frenético y me dejaba boca abajo toda por dentro. No tenía miedo, pero una sensación de vulnerabilidad me asomaba a veces tras las comisuras de los labios. La verdad es que creo que habría sido un milagro no haberlo sentido, formaba parte del contrato que acababa de firmar conmigo.

Un pacto de compañía, un compromiso serio para no abandonar a esa yo que me acompañaba en el viaje. Sería un viaje para las dos, para mí, para una sola que eran muchas  a la vez y se expandía sin límites ni obstáculos. El pacto más bonito que podría extenderse bajo la tinta de mi boli.

Montada en el autobús, una emoción ahogada se hacía eco en mi garganta. Era completamente nueva, pero transitaba por mi cuerpo como si lo hubiera conocido desde siempre. Se paraba para respirar, y de repente, me encontraba exaltada, como si quisiera salir de mi cuerpo con la fuerza enérgica de un terremoto. Me costaba mantenerla callada. ¿Qué coño? ¡¡No quería mantenerla callada!! Me daba la seguridad placentera de poder sentirme mía, de agarrar con fuerza mis objetivos y tomar mi vida.

Me sentía libre.

Con una libertad que no conocía fronteras.

La libertad de viajar sola, conmigo.

2 comentarios en “Un viaje de maleta ligera

  1. He llegado aquí por azar… Qué bonito todo lo que escribes y todo lo que haces! Yo siempre he amado Grecia, desde que tengo uso de razón. Este domingo voy a hacer mi primer viaje sola, a Grecia, a mi Atenas soñada. A una semana de irme me entran algunos miedos… Pero tus escritos me recuerdan que quiero hacer esto más que nunca. Necesito perderme unas cuantas veces yo sola por ahí, para encontrarme de verdad. Me ha encantado leerte.

    Me gusta

    1. Gracias por tus palabras, bonita! Deseo de corazón que en aquel viaje te encontraras de verdad y que lo disfrutaras muchísimo. Me encantaría saber qué tal te fue, qué hiciste y cómo fue tu experiencia de viajar sola. Si te apetece contarme, estaré feliz de leerte. Un abrazo! Y gracias por leerme 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s