Rabia feminista

Es que las feministas no tenemos sentido del humor. Ni gracia. Siempre enfadadas, en contra del mundo, y de los hombres. No se puede vivir así. Si es que nos tenemos que reír un poco más. 

Ays, las feministas.

Hasta el coño estamos, las feministas.

Cansadas de los machunos, de los que dan consejo, los que piropean, y los que te humillan por la calle cuando te ven sola por la calle. Porque somos unas exageradas, pero el caso es que todas sabemos lo que es pasar miedo al volver a casa.

¿En qué nos tenemos que relajar? ¿De qué tenemos que reírnos más? Porque a mi no me hace ninguna gracia que dos amigas sientan miedo cuando vuelven a casa solas por la noche. Tampoco me hace gracia que mi nuevo compañero de trabajo le pregunte a mi otro compañero hombre todas sus dudas, porque debe ser que yo no le sirvo. Ni que asesinen a tres mujeres en menos de 72 horas y sigamos sin considerarlo terrorismo de estado. Y no, tampoco me río de que las agresiones múltiples se estén convirtiendo en moda, tanto que hasta sacan camisetas con mensajes de violación.

No me relajo ante este tipo de situaciones. Ni me río, porque no es el momento de reírse. Es el momento de buscar malditas soluciones que sirvan de algo, y terminen con este miedo de ser mujer.

¿Sabes? Creo que, en realidad, no tenemos motivos para relajarnos, pero resulta una manera suave de ignorar nuestro mensaje. Mantenernos calladas es parte del engranaje para que siga funcionando este sistema que nos humilla, mata y especula con nuestros cuerpos.

Así que no te calles, compañera.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s