Voluntariado en Grecia: Diferentes formas de ayudar -Parte III-

Una de las cosas más importantes de hacer el voluntariado fue plantearnos qué opciones llevaríamos a cabo. En qué lugar desempeñaríamos nuestra actividad, si iríamos con organización o de manera independiente, lugares a los que ir… Reconozco que en ese momento me faltaba mucha de la información que tengo hoy en día sobre cómo se organiza y cómo entender la ayuda que se ofrece en el país a las personas solicitantes de asilo. Voy a escribir -principalmente-acerca de las realidades que existen en Atenas, ya que es el lugar del que más puedo hablar debido a la experiencia. Pero intentaré nombrar otros proyectos y recursos llevados a cabo en otras partes del país, y su estructura y modo de organización. Las diferentes maneras de canalizar la ayuda pueden depender de las necesidades del momento en el que se encuentre cada proyecto, pero yo creo que la información es valiosa en cualquiera de los casos. Esta información se la escribí inicialmente a un amigo que me preguntó para ir a Grecia; si bien he intentado refinar un poco más los datos acerca de cada espacio.

Islas

Es el primer punto de encuentro a la llegada a Europa. Se acaba de producir el cruce del Mediterráneo, por lo que se trata de un momento de tensión elevado y vulnerabilidad máxima. Se necesitan muchas manos, como es imaginable, sobre todo en períodos de tránsito creciente, aunque eso depende de la temporada y de la situación reinante.

Las tareas en las islas varían desde logística, transporte, almacenamiento o reparto de comida; hasta tareas más específicas como atención médica o psicológica. Para esto último, como es obvio, se requiere una especialización cualificada.

Al ser el primer foco de contacto con la realidad, se trata de una situación que requiere mucho tacto, sensibilidad y altas dosis de esfuerzo. Es por eso que muchas organizaciones limitan los días de actividad voluntaria a un máximo de tres semanas.

Logística

Por lo general, la logística es una de las partes más importantes de la ayuda voluntaria. Esto se debe a que, al igual que en una cadena de montaje, las demás piezas del engranaje no pueden funcionar sin materia prima. En este sentido, existen diferentes formas de ayuda, tanto en Grecia como en el resto de países de la UE.

Ayuda desde España

La mayor parte de la ayuda humanitaria que se ha recibido hasta el momento en Grecia proviene de España. Desde el comienzo de las movilizaciones a favor de la acogida de refugiadxs en el territorio español, numerosas asociaciones, surgidas de la nada como SOS Refugiadxs o SOS En Red-junto a muchas otras- han comenzado y llevado a cabo una tarea titánica de recolección, recaudación, preparación, embalaje y envío de material humanitario hacia Grecia. Es sencillo encontrar estas plataformas por internet, porque siempre se están moviendo buscando nuevas campañas y proyectos. Basta decir que son auto-gestionadas y en la mayoría de los casos, independientes.

Otra opción es animarte a hacer una recolecta de cosas necesarias -que puedes consultar en la web- y enviarla con la ayuda de SOS Refugiados en Red a través de Seur, que realiza los envíos a un precio bastante accesible-tienen fanpage  aquí-.

Almacén de Eliniko

Es el almacén más grande de toda Grecia. Se encuentra a las afueras de Atenas -frente al mar, a unos 40 minutos en transporte público-, situado en el antiguo complejo deportivo de los juegos olímpicos de 2004. Es el estadio de basket, y en él se concentra la mayor parte de la ayuda humanitaria enviada al país y con entrada  a través del puerto del Pireo. Eliniko actúa como suministro principal de los movimientos auto-gestionados de asilo a refugiadxs que se desarrollan en la localidad ateniense. La ayuda en Eliniko es logística: almacenaje, separación, ordenación, empaquetamiento y distribución de la ayuda hacia los diferentes lugares.

El horario del almacén es de 11:00 h de la mañana a 17:00 h de la tarde. Suele abrir todos los días (lunes-viernes), aunque depende de las fiestas nacionales y días específicos como Navidad, Año nuevo…ya que es gestionado por voluntarias.

-Para llegar al almacén de Eliniko, se debe tomar el tranvía en dirección Voulas, la parada tiene el mismo nombre que el almacén y es, sin duda, el transporte más rápido. También se pueden coger los autobuses A1, A2 y B1. El A2 es el que va desde plaza Sintagma. El autobús 140 también va puede dejarte en la puerta del almacén si vives en zonas como Polígono o Exarchia, pero tarda alrededor de dos horas en llegar-.

 

 

athens-map-tram-big
En este mapa se puede consultar la línea del tranvía, paradas y recorrido.
Otros almacenes

Prácticamente en todos los lugares donde hay una gran concentración de recursos, hay un almacén más o menos grande. En Tesalónika, al norte de Grecia, existe un almacén en el que también son necesarias manos durante todo el año.

Conducción de vehículos y furgonetas de reparto

Aunque depende del proyecto y del lugar en el que te encuentres; un trabajo muy útil puede ser la ayuda en la conducción y reparto del material entre los diferentes lugares.

Campos de Refugiados

Los campos de refugiados son las estructuras de asilo por excelencia. Se encargan de dar cobijo temporal a las personas que huyen de la guerra, facilitando su vida y cubriendo sus necesidades básicas. La mayoría de los campos de refugiados se encuentran ahora cerrados al voluntariado independiente. Si bien al principio existían campos con directivas abiertas en las que se podía participar de uno u otro modo, ahora mismo la mayoría están cerrados, con las consecuentes trabas legales y físicas que conlleva acceder de manera independiente, pues se necesitan permisos específicos. Existen diferentes tipos de gestión:

Campamentos militares

Los campos militares están gestionados directamente por el ejército. Si bien en algunos de ellos están presentes organizaciones humanitarias que facilitan diferentes tipos de trabajos y proyectos principalmente educaciones, la gestión primordial es llevada a cabo por el cuerpo de seguridad nacional. Es difícil acceder a alguno de estos campos a no ser que sea a través de una organización que ya esté asentada en el mismo. La mayoría de los campamentos de refugiados en Grecia están gestionados por el ejército Griego. Aquí podéis ver una lista actualizada temporalmente acerca de la gestión y número de residentes en el campo.

Un ejemplo de este tipo de campos es Eleonas, un campamento de refugiados con más de 3500 personas que se sitúa a las afueras de Atenas, cerca del puerto del Pireo y la zona comercial. En Eleonas se puede participar a través de Proyecto Elea, que lleva tiempo trabajando en el mismo.

Campamentos gestionados por ONGs

Estos campamentos están gestionados por grandes organizaciones como ACNUR, Cruz Roja y otras adyacentes como Médicos Sin Fronteras, A Drop in the Ocean… La entrada debe ser aprobada por alguna de estas organizaciones, que en su mayoría querrán que actúes como voluntari@ de la organización. Puede ser una buena experiencia de aprendizaje y colaboración, la diferencia es que, independientemente de que concuerdes o no con los principios éticos y morales de la ONG-que es un tema para largo-, tienes que cumplir los requisitos y objetivos. No nos vamos a engañar, hay muchos líos tras las grandes corporaciones.

Los campos en Atenas de este tipo son Eliniko refugee camp, un campamento de nacionalidad Afgana que se encuentra en el complejo deportivo de Eliniko; y el campamento de Skaramagas, a las afueras de Atenas y más allá que Pireo por la costa. Se tarda como 30 minutos en coche, y una hora y media en transporte público (tranvía hasta Neos Kosmos y uno-o varios-autobuses).

Campamentos de antigua gestión abierta y reciente gestión cerrada

El proceso de privatización, o gestión cerrada de los campos es incipiente en numerosas partes de Grecia. Campos que antes podían ser visitados sin problemas, están sujetos ahora a requisitos y permisos de los directores de los mismos. Hay muchas razones detrás de los cierres de los campos, y no todas ellas son bonitas y consecuencia de una buena gestión, por lo que son temas complicados para tratar en este post.

Un ejemplo de este tipo de campamentos es Termopiles, situado en el famoso valle de las Termópilas, lugar de batalla entre espartanos -y griegos- y el imperio persa; en el centro de la península y junto a la ciudad de Lamía.

Existen numerosos campamentos de refugiados a lo largo y ancho de Grecia. Las ONGs y asociaciones que actúan en cada uno de ellos son diferentes, con diferentes políticas de actuación y gestión del voluntariado, por lo que siempre es interesante consultar directamente las fuentes de contacto una vez establecido el sitio al que se quiere ir. En este enlace web, se puede encontrar un mapa con los campos actualizados. Algunos campos que conozco a través de conocidos por proyectos “independientes” son Ritsona y Katsikas, aunque la situación actual de estos campos la desconozco.

Squats

Los squats son proyectos “independientes” asentados principalmente en la capital ateniense, mediante los cuales se les proporciona a las familias refugiadas un lugar donde dormir y habitar en su paso temporal por el país. Los squats se encuentran principalmente en el barrio de Exarchia, un barrio conocido por su ideología Anarquista. Se trata de edificios ocupados, en los que se realizan arreglos y cambios para poder acoger a las personas que necesitan asilo temporal.

Los edificios, de diferentes formas, tamaños, situación y posición dentro del barrio, comparten la característica de estar gestionados por el movimiento anarquista y voluntariado de diferentes partes, lo que beneficia la participación y la gestión conjunta. No es necesario formar parte de ninguna ONG, y la gestión es en cierto modo más independiente que en otros proyectos. Así mismo, son bienvenidas donaciones, proyectos educacionales o mejoras de cualquier tipo. El abastecimiento de los squats se hace a través de Eliniko como fuente principal, lo cual sustenta a más de 1000 personas.

Entre los squats de Atenas podemos encontrarnos La Quinta Escuela,  una antigua escuela abandonada que alberga más de 400 personas, Freedom, Single Men, Second School o Notara,  entre otros. Algunos de ellos adaptados a necesidades específicas, como Single Men,  que es un espacio para hombre solteros o adolescentes sin familia;  o squats únicamente abiertos para madres solteras con hijo/as.

En este mapa podéis encontrar la situación de los squats en Atenas, así como otra información de interés para voluntari@s.

captura-de-pantalla-2017-03-02-a-las-2-18-30-e1488420938159.png

Atención a refugiados sin techo

Uno de los proyectos quizá menos conocidos que nos encontramos tanto en Atenas como Tesalónica, fue la atención directa a personas sin techo. Si bien dentro de este tipo de ayuda había múltiples situaciones, en esencia se trata de proporcionar recursos alimenticios, ropa, sacos de dormir y abrigo para refugiadxs que se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad debido a la falta de un techo bajo el que cobijarse. Razones para ello puede haber muchas, pero entre ellas está la falta de infraestructuras para dar cobijo a la cantidad de personas que llegan al país. En Atenas, la ayuda se encontraba algo desorganizada en este sentido; nosotras nos pusimos a preparar cajas de comida destinadas a grupos de 1,2,3 o 5 personas que repartir. El reparto se realizaba por la noche, puesto que era el momento idóneo para encontrar gente a punto de dormir, y observar de cerca las necesidades y situación.

En Tesalónica, en cambio, la situación se organizaba de una manera drásticamente diferente. Existía una red más organizada de voluntariado independiente trabajando en conjunto día tras día. El almacén servía como sustento de recursos, mientras que existía una cocina en la que se preparaba comida cada día a manos de voluntarios y voluntarias que se repartía en el desayuno y la comida.

Estos son los diferentes tipos de proyectos que nosotras encontramos a nuestro paso por el país. Pero la realidad social es tan diversa, que existe gran variabilidad de proyectos que varían con el tiempo, la mano voluntaria y las condiciones, entre ellas atmosféricas. Guardo los contactos de muchas de las personas que conocí durante mi estancia; pero algunas de ellas ya no están en el país, esto cambia cada día.

Nuestra manera de meternos en proyectos fue tejiendo redes de contacto con personas que se encontraban o conocían a alguien que estaba allí. Si bien no es sencillo si no conoces a nadie, no es difícil encontrar un contacto a partir del cual tirar del hilo. Si aún no tienes contacto, puedes escribirme en este formulario, y trataré de ayudarte en lo posible. Otra de nuestras estrategias fue ir directamente a los lugares que conocíamos, y preguntar acerca de qué podíamos ayudar. Siempre va a haber alguien que pueda orientarte un poco. Los proyectos que conocimos en Tesalónica los encontramos por casualidad gracias a un couchsurfing que hospedaba voluntarios, así que en realidad no hay una norma básica.

En cualquier caso, si necesitas ayuda o tienes alguna duda, estaré encantada de contestarte.

Por supuesto, comparte si te sirvió, comenta si conoces otros recursos… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s