Acerca de este proyecto

Ni siquiera lo he presentado.

Y una cosa así merece- al menos-, una pequeña presentación. Desde hace unos meses que escribo, experimento y pienso en alto en este pequeño rinconcito de internet. Se trata de un blog, un espacio que he ido creando poco a poco, nutriendo y alimentando como una buena criatura recién nacida, que merece mimos, corazón y vida. Aprendiendo a caminar, a veces más ligera, otras más agazapada, pero caminando por un sendero de vida, sueños y experiencia.

Reconozco que me ha costado dar el paso. Reconozco que aún me da vergüenza. Vale, reconozco que reconocerlo resulta pues, bueno, extraño. Complicado porque al final tú, que me lees, existes en mi mundo, una sensación que me apodera con una mezcla crispada de vulnerabilidad y fuerza. En fin, lo que tiene escribir, que no es más que vomitar ideas, sueños, trajecitos que vamos confeccionando con cariño. Y mostrarlos al mundo…pues eso.

Escribo desde bien pequeña. Al principio, escribía cuentos y regalos-poesía. La verdad es que ni siquiera fui consciente hasta tiempo después. Hay gente que lleva dentro cualidades. Yo, un día, ni siquiera recuerdo cual, descubrí que llevaba toda mi vida escribiendo. Que plasmaba mis sentimientos en cuadernos, notas, en pinturas con forma de palabras que he ido almacenando así, día a día, con cada anécdota vivida. Escribía para conocerme, para re-conocerme y porque escribir me permite conectar con la parte que se esconde más adentro y que me muestra más auténtica. Escribir es mi mejor terapia. No sé, así digo exactamente lo que quiero decir, y me cuesta poco hacerlo.

Pero el paso, viene gracias a ti. Bueno, ahora pensarás que es la primera vez que me lees y que-qué-dice-esta-tía. Pero el caso es que, si mis ansias de escribir han traspasado en algún momento las teclas de mi ordenador para exponerse al mundo; es porque al hacerlo, muchas compartíais conmigo la emoción que suscitaban mis palabras. Recuerdo frases muy bonitas escritas bajo los post en los que las palabras me trepaban por la garganta ardiendo de rabia por una situación injusta. Ya me conocéis…feminismo, ecología, animalismo, activismo…

Bueno, quizá la faceta menos conocida sea la de los viajes. Aún ni siquiera sé cómo ni qué escribir sobre mis viajes. Considero que un viaje es un secreto escondido que cada persona que lo vive guarda para los baúles de su memoria. No se me da demasiado bien dar consejos, en realidad no quiero hacerlo. Lo que puedo escribir sobre mis viajes son anécdotas, imágenes, ideas, personas, sentimientos, mis experiencias. Escalofríos que me recorren cuando viajo. Y fotografías que robo a los momentos que presencio. Eso sí que es mi verdadero regalo.

¿Por qué La Curiosidad de La Gata? Otra casualidad; el nombre se me ocurrió de repente. Soy tremendamente curiosa, y el análisis de mi mundo, en gran parte tiene como base esa curiosidad innata. Por otra parte, la curiosidad siempre fue del gato, así que no está de más darles un poquito de visibilidad a las felinas. Por último, me encanta ese dicho de “La curiosidad mató al gato”, porque siempre puedes responder:

"Pero murió sabiendo."

Así que aquí estoy, desgranando las historias de vida que tengo para contar. No son más que eso, así que te recomendaría dejar los prejuicios y expectativas a la entrada-no, no tengo la panacea-. Ahora, si quieres leer con corazón, sentir historias que no has vivido o sumergirte en la piel de alguien que ni siquiera conoces, te invito a leerme.

Sobre mí puedo decir que soy una Alcalaína del 93, con  raíces Extremeñas, sangre Portuguesa y adopción Gallega. Aunque si te soy sincera, no creo que mi edad ni mis lugares vayan a tener ninguna relevancia. Me dedico a descubrir lugares, experiencias, personas y a mí misma, dicho sea de paso lo más complicado. Estudié una carrera preciosa y he podido aprender en diferentes lugares conocimientos como bióloga, sexóloga, experta en género y veterinaria.

Me quedo aquí, para darte las gracias por leerme.

Abrazos infinitos.

1 de Marzo de 2017.