Rabia feminista

Es que las feministas no tenemos sentido del humor. Ni gracia. Siempre enfadadas, en contra del mundo, y de los hombres. No se puede vivir así. Si es que nos tenemos que reír un poco más.  Ays, las feministas. Hasta el coño estamos, las feministas. Cansadas de los machunos, de los que dan consejo, los que piropean, y los que te humillan por la calle … Continúa leyendo Rabia feminista

¿Me ocupa la bicicleta? Okupo en bicicleta.

Como mujeres, y parece que intrínsecamente unido a la concepción histórica y cultural de nuestros cuerpos, la ocupación del espació público por nosotras resulta revolucionaria. Por definición, aunque más casi convendría decir por construcción; mejor digamos: la definición de la mujer se ha construido en torno a su delegación al espacio privado. Las mujeres se han vislumbrado desde diferentes niveles metafóricos que a lo largo … Continúa leyendo ¿Me ocupa la bicicleta? Okupo en bicicleta.

Para mí, la bicicleta es libertad

Como comenté en el anterior post; estoy realizando un estudio para analizar, desde un punto de vista histórico, social y político, el uso de la bicicleta. Lo de político quizá suene raro porque se trata de una “simple bicicleta”; pero el caso es que no se me ocurre modo de transporte más político: ecológico, independiente, de auto-propulsión, de libertad. Analizado, por supuesto, desde una perspectiva … Continúa leyendo Para mí, la bicicleta es libertad

“Votes for women”, camino en bicicleta

Fotograma de la película “La bicicleta verde”, año 2013  Actualmente me encuentro inmersa en un estudio acerca de la importancia que la bicicleta ha supuesto para los movimientos emancipatorios de la mujer, como el movimiento sufragista internacional. Si bien me está resultando complicado encontrar fuentes bibliográficas acerca de la importancia de la bicicleta para las mujeres; encontrar testimonios es casi imposible. Me gustaría recopilar historias, … Continúa leyendo “Votes for women”, camino en bicicleta

Ahora me toca a mí. Ahora me toca escribir.

Casa a orillas de la carretera de Orbaitzeta, ¿será mi próxima habitación propia? Llevaba más de dos años sin ordenador. Cuando se me rompió aquel que estiré hasta dejarlo en láminas, decidí no comprarme otro. Necesitaba desconectarme, desintoxicarme y afrontar todos los des- que pudieran provocarme separarme de un ordenador. No soy demasiado proclive a la dependencia tecnológica. ¿Y ahora? Después de muchas reflexiones, dudas y controversias, … Continúa leyendo Ahora me toca a mí. Ahora me toca escribir.